Blog

Verano, ¿entrenar con calor?

Entrenar sí, con hidratación constante y valorando las horas de menos calor.

Llega el verano y nos adentramos en la eterna discusión entre los amantes de los días largos, luminosos y calurosos y los que preferirían meterse en un cajón y no salir hasta otoño. El mundo se divide entre los amantes del sol y el verano y los amantes del frío y los abrigos.

De todos modos, hay que reconocer que es una época que, si el calor no es sofocante, es ideal para entrenar y para gozar de las horas en el exterior practicando nuestro deporte favorito. Es la época en la que cuesta más quedarse encerrado en el gimnasio y apetece salir.

Es un período durante el cual debemos adaptar nuestro horario de entrenamiento.

Si bien en otoño, invierno y primavera, entrenar durante el mediodía es muy agradable para todas aquellas personas que se lo pueden permitir, hacerlo en verano, es prácticamente un suicidio.

Sin duda alguna, el mejor instante del día para entrenar durante esta época del año es a primera hora de la mañana. Amanece pronto y con las primeras luces la jornada todavía es fresca, de tal modo que el cuerpo no debe luchar contra el calor y es cuando conseguiremos mejor rendimiento físico, las sensaciones serán más agradables y, si tenemos en cuenta la salud, es el momento más adecuado.

Cuando cae el sol, a última hora de la tarde, tampoco es mala opción.

Ya no tenemos el impacto directo del astro sobre la piel y sobre la cabeza y la temperatura empieza a bajar, pero si el día ha sido caluroso, todavía sentiremos ese bochorno que, sumado al cansancio de la jornada, puede que nos cueste un poco arrancar.

Lo que debemos evitar es exponernos a la actividad física durante las horas de más calor, es decir, durante las horas centrales del día. Cuando las temperaturas superan los 28ª-30ª y cuando la radiación solar es más elevada.

¿Por qué debemos evitar el calor intenso?

Cuando hacemos ejercicio físico en condiciones ambientales normales, nuestro cuerpo incrementa la temperatura por una serie de adaptaciones fisiológicas y, el propio cuerpo es el encargado de termo regularse a través del sudor y del incremento del riego sanguíneo hacia la piel para reducir esta temperatura. Si la temperatura ambiente es muy elevada, el cuerpo tiene mucho más trabajo para regular esta temperatura y puede llegar a ser peligroso para la salud.

Existen distintos problemas derivados de este exceso de temperatura que pueden ser desde pequeños mareos, a convertirse en problemas graves de salud que afecten de forma irreversible algún órgano vital o, incluso llevado al extremo, pueden provocar la muerte.

Lo más importante para evitar estas graves situaciones es no ejercitarnos en momentos de calor y de radiación muy intensa.

La hidratación debe de ser un imperativo, tanto previamente antes del ejercicio, como durante, como al terminar.

Lo que debemos tener muy en cuenta en verano, tanto para la población general, como para los deportistas o personas activas es que la hidratación debe de ser un imperativo, tanto previamente antes del ejercicio, como durante, como al terminar.
La pérdida de agua corporal, es decir, cuando padecemos deshidratación –cosa que parece que no tenga importancia, pero es primordial –es cuando nuestro cuerpo pierde la capacidad de termo regularse y en ese momento aumenta el peligro para la salud.

De tal modo que, para seguir con nuestras rutinas deportivas de forma saludable en verano vale la pena tomar algunas consideraciones:

  1. Evitar las horas de más calor y radiación.
  2. Intentar entrenar a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde.
  3. Hidratarse bien durante toda la jornada y no únicamente con agua ya que con el sudor perdemos muchas sales, sino que lo ideal es combinar agua con bebidas que nos aporten sales como puede ser el agua de coco, a poder ser sin azúcares añadidos artificialmente y evitando las bebidas comerciales que nos venden como isotónicas y que únicamente son una fuente de azúcares.
  4. Ponernos siempre crema solar.

¡A disfrutar del verano con hidratación The Elements!

Deja un comentario