Blog

Manuela Vilaseca: El yoga como complemento ideal para los corredores de montaña

Por 13 octubre, 2021

Cómo puede ayudar la práctica de yoga a los corredores de montaña

Manuela Vilaseca: “Me levanto esa mañana con agujetas y dolores en todo el cuerpo y tras las sesión, noto que baja mucho la intensidad, como si hubieran pasado un par de días”.

Seguramente, todos hemos oído hablar de los beneficios del yoga para los corredores. Está lleno de artículos que hablan de ello, youtube está a rebosar de vídeos con rutinas y las redes sociales van llenas de imágenes de corredores y corredoras posando con las típicas posiciones que ya todos reconocemos.

En el Team The Elements tenemos la suerte de contar con Manuela Vilaseca, una corredora de ultra distancia que también es una gran practicante de yoga, desde hace más de una década, y cuenta con la formación de Hatha Yoga oficial.

Con este artículo no pretendemos descubrir la sopa de ajo, ni plantearos un sistema milagroso e innovador, pero si que nos gustaría ofreceros otra opción para complementar vuestros entrenamientos de correr. No hemos encontrado mejor forma que hacerlo de la mano de Manu para que nos explique en primera persona los beneficios de esta práctica y cómo nos puede ayudar.

Manu empezó a practicar yoga cuando ya era corredora y, enseguida, se dio cuenta de que después de las sesiones se sentía mucho mejor. Esos dolores que siempre nos acompañan a los corredores desaparecían o se minimizaban. “Además, yo siempre he tenido muchos dolores de espalda y con el yoga he conseguido reducirlos casi totalmente”.

El yoga complementa a los corredores en distintos aspectos:

  1. Es un gran propulsor de la recuperación. Después de entrenamientos largos, intensos o de competiciones. Por ejemplo, si se compite el domingo, es ideal hacer una sesión el lunes, Manu certifica que “me levanto esa mañana con agujetas y dolores en todo el cuerpo y tras las sesión, noto que baja mucho la intensidad, como si hubieran pasado un par de días”.
  2. Es un complemento perfecto para prevenir lesiones. Todos sabemos que los corredores sufrimos muchas lesiones musculares o por sobrecarga. Correr es un deporte muy tonificante y esto acaba limitando la amplitud de movimientos, sobretodo de las caderas. Muchas de las posiciones de yoga trabajan en esta dirección y ya no únicamente podemos ayudar a disminuir el riesgo de lesiones ayudando al músculo y a las articulaciones a seguir trabajando de forma correcta, sino que ganar amplitud de movimiento es sinónimo de mejorar la técnica de carrera y con ella la eficiencia.
  3. Muchas de las posturas llevan implícito un intenso trabajo de equilibrio, una cualidad física imprescindible para los corredores de montaña, sobretodo en las bajadas. “Siempre he sufrido mucho de esguinces de tobillo y es una de las cosas que más he mejorado. Con el trabajo de equilibrio y propiocepción de muchas de las posturas”, sigue Manu.
  4. Otro de sus beneficios es el entrenamiento de fuerza, un trabajo de fuerza que incide en la musculatura más profunda.
  5. Para mejorar la respiración. Manu nos explica que “en el yoga la respiración es muy importante y para los corredores también. Saberla controlar es muy beneficioso para el rendimiento”.
  6. Y, finalmente, “destacaría la concentración. El yoga me ha ayudado a mejorar mi capacidad de concentración, cosa que me funciona para correr, sobretodo en competiciones largas, y también para mi día a día”, nos cuenta.

Existen distintos tipos de yoga y uno no excluye al otro. Es decir, se pueden practicar todos dependiendo de lo que se busque.
El Vinyasa es el más dinámico. Cada movimiento va relacionado con una respiración, con la aspiración y la expiración. Se está poco tiempo en cada postura, es casi como un hacer gimnasia. “Este tipo de yoga no sería el más indicado para recuperar ya que es más exigente a nivel muscular. Estaría pensado para hacer un trabajo más específico de prevención de lesiones y de complemento muscular”, afirma Manu.

El Hatha Yoga, la especialidad de la corredora, consta de posturas con permanencia más largas, con más respiraciones y un poco menos dinámico. “Si escogemos el Hatha Yoga restaudador sí que sería una buena opción para después de competir o de entrenamientos intensos. Hay sesiones con posiciones de poco movimiento, en el suelo… ideal para recuperar.” Aunque este tipo de yoga también puede ser muy intenso, el abanico es enorme.

Y el Iyengar Yoga todavía con posturas más lentas y largas.

Y cuando le preguntamos a Manu por unos últimos consejos nos dice: “se puede practicar yoga cada día si se quiere, se pueden escoger rutinas cortas, de veinte minutos o hacerlo dos o tres días a la semana con rutinas un poco más largas y combinar los diferentes tipos que existen. Lo que sí que vale la pena destacar es que es importante hacerlo de forma separada de los otros entrenamientos, no justo antes o justo después, sino de forma independiente”.

Leave a Reply

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar